¿Tienen razón las abuelas cuando dicen “quédese quieto mijo” cuando se nos acerca una abeja?

I. Qué andan diciendo

Que la mejor forma de evitar las picaduras de abeja es permanecer quieto mientras el animalito revolotea alrededor

II.Dónde

Las que más lo dicen son las abuelas, especialmente aquellas que nacieron o han vivido largas temporadas en el campo.

III.  Qué se sabe a lo bien

Los expertos en estos insectos siempre recomiendan no hacer movimientos bruscos cuando estos vuela cerca. Siempre que estos animales detecten alguna riesgo, intentarán atacar al primero que se les atraviese. Resulta muy  útil entonces conocer a qué son sensibles las abejas. 

El que quiera evitar las picaduras debe saber primero que el comportamiento de todos los insectos varía dependiendo de sus necesidades y sus ecosistemas. Es importante tener en cuenta por ejemplo  que las avispas y las abejas no se comportan igual.  Aunque ambas zumban y tienen aguijón, las abejas se alimentan solamente de polen y néctar, mientras  que las avispas además de picar entre flores y frutas, también cazan pequeños insectos y en ocasiones se alimentan de carroña.

Además, el aguijón de las avispas no solo sirve como mecanismo de defensa, también es el  dispositivo reproductor a través del cual depositan sus huevos. Las abejas en cambio solo utilizan el aguijón cuando se sienten amenazadas y una vez lo inyectan en alguna presa cumplen su ciclo vital porque al emprender de nuevo el vuelo, se les desprende el aguijón y el abdomen.

Las abejas en general son animales pacíficos que solo atacan cuando perciben algún peligro para ellas a para su colmena, estos insectos poseen un mecanismo de feromonas para advertir a otras abejas sobre las posibles amenazas. Por esto resulta conveniente no alborotar estos animales, una provocación equivocada cerca de un panal puede traer graves consecuencias.

IV. Entonces, ¿al fin qué?

Es cierto. Las abejas son animales con los que se puede convivir sin mayores altercados. En ese sentido, quedarse quieto y mantener la calma  cuando una abeja está cerca es una buena decisión para evitar las picaduras. Matar una abeja, o espantarla, por el contrario puede resultar contraproducente. En todo caso, se recomienda estar ‘abeja’.