¿Tienen razón las abuelas cuando dicen “quédese quieto mijo” cuando se nos acerca una abeja?

I. Qué andan diciendo

Que la mejor forma de evitar las picaduras de abeja es permanecer quieto mientras el animalito revolotea alrededor

II.Dónde

Las que más lo dicen son las abuelas, especialmente aquellas que nacieron o han vivido largas temporadas en el campo.

III.  Qué se sabe a lo bien

Los expertos en estos insectos siempre recomiendan no hacer movimientos bruscos cuando estos vuela cerca. Siempre que estos animales detecten alguna riesgo, intentarán atacar al primero que se les atraviese. Resulta muy  útil entonces conocer a qué son sensibles las abejas. 

El que quiera evitar las picaduras debe saber primero que el comportamiento de todos los insectos varía dependiendo de sus necesidades y sus ecosistemas. Es importante tener en cuenta por ejemplo  que las avispas y las abejas no se comportan igual.  Aunque ambas zumban y tienen aguijón, las abejas se alimentan solamente de polen y néctar, mientras  que las avispas además de picar entre flores y frutas, también cazan pequeños insectos y en ocasiones se alimentan de carroña.

Además, el aguijón de las avispas no solo sirve como mecanismo de defensa, también es el  dispositivo reproductor a través del cual depositan sus huevos. Las abejas en cambio solo utilizan el aguijón cuando se sienten amenazadas y una vez lo inyectan en alguna presa cumplen su ciclo vital porque al emprender de nuevo el vuelo, se les desprende el aguijón y el abdomen.

Las abejas en general son animales pacíficos que solo atacan cuando perciben algún peligro para ellas a para su colmena, estos insectos poseen un mecanismo de feromonas para advertir a otras abejas sobre las posibles amenazas. Por esto resulta conveniente no alborotar estos animales, una provocación equivocada cerca de un panal puede traer graves consecuencias.

IV. Entonces, ¿al fin qué?

Es cierto. Las abejas son animales con los que se puede convivir sin mayores altercados. En ese sentido, quedarse quieto y mantener la calma  cuando una abeja está cerca es una buena decisión para evitar las picaduras. Matar una abeja, o espantarla, por el contrario puede resultar contraproducente. En todo caso, se recomienda estar ‘abeja’. 

¿Las sillas calientes de los buses producen hemorroides?

I. Qué andan diciendo

Que sentarse en una silla caliente de un bus puede producir granos, enfermedades y en el peor de los casos hemorroides.

II. Dónde

En las ciudades, en los buses, y en la calle.

III. Qué se sabe a lo bien

Los expertos aseguran que aproximadamente la mitad de la población mundial sufre de hemorroides. Sin embargo, aún no hay resultados de laboratorio que prueben que el contacto de las nalgas con temperaturas frías o calientes sea una de las causas.

En este informe donde se explica que los hemorroides “son la inflamación e irritación de las almohadillas de tejido que recubre y protege el conducto anal”, también se descarta que la temperatura de los asientos sea una posible causa.

En un esfuerzo por rastrear el origen del mito de la silla caliente la Revista Aló publicó este artículo en el que un médico experto en la materia explicó que: “Las hemorroides se dan por presión intrabdominal y los granos en las nalgas por irritaciones en la piel debido a diferentes causas, como el roce con la ropa o pequeñas bajas de defensas en la sangre”.

Es por esto que los consejos más frecuentes para prevenir estas enfermedades suelen estar relacionados con los hábitos de limpieza, y una alimentación apropiada sin picantes y con mucha fibra.

IV. Entonces, ¿al fin qué?

Mentira, si lo que se quiere es evitar las hemorroides y los granos hay que estar más pendiente de la higiene anal que de la temperatura de la silla.

¿Pasa algo si uno se mete a la piscina después de comer?

  1. Qué andan diciendo

Que no es recomendable meterse a la piscina después de comer.

II.Dónde

En cualquier paseo familiar. Usualmente quienes más lo advierten son las mamás, las tías y las abuelas.

III.Qué se sabe a lo bien

No cabe duda de que el cuerpo humano necesita un tiempo de digestión antes de cualquier actividad física; treinta o cuarenta y cinco minutos si se consumen solo carbohidratos, y una o tres horas si se trata de grasas y proteínas.

Quienes no recomiendan la piscina después de comer por lo general además de temerle a una mala digestión, le temen a un calambre, un derrame cerebral, o inclusive un infarto. Sin embargo, la ciencia no ha comprobado aún que la comida sea un factor determinante en estos casos.

Está claro que justo después de comer, no es recomendable nadar, ni sumergir la cabeza durante mucho tiempo debajo del agua, de esta manera el cuerpo no podrá hacer bien la digestión y es posible que se produzcan náuseas o vómito. Pero esto no quiere decir que meterse a la piscina lleno pueda producir la muerte.

En esta columna de la BBC luego de hacer algunas recomendaciones para no tener problemas digestivos dentro del agua, se traen a colación algunas estadísticas en las que se prueban que si bien al año mueren muchos niños ahogados en todo el mundo, “comer no figura como un factor que contribuye”.

De igual forma, en este artículo que publicó El Heraldo en el 2015, el nutricionista Ernesto Caballero aseguró que el agua no detiene, ni afecta la digestión y en ese sentido si alguien quiere ingresar a la piscina después de comer puede hacerlo sin ningún problema. Otros expertos aconsejaron también evitar los cambios bruscos de temperatura, y el ejercicio después de comer

Entonces, ¿al fin qué?

Carreta. Si se evita la actividad física dentro del agua no hay ningún inconveniente en que alguien haga su digestión al interior de una piscina.